Archive for August, 2013

El mosaico de la reminiscencia

Wednesday, August 21st, 2013
Tú te asemejas al firmamento, a lo que fue y lo que será, eres como el acto de contemplar Antares, una estrella millones de veces más grande que el sol, tan grande que mi imaginación no puede dimensionarla. Eres esa voz muda que me inunda de recuerdos lejanos la profundidad de tus misterios. Aún veo tus fotos colgadas en el diván de algún hueco de mi memoria, cada una es una proyección de tu personalidad, por eso posas, para ser durante un instante, (llego a creer que escribir tiene la misma connotación, mientras escribo realizo un acto de dominio sobre mi cuerpo e impero un estilo sobre el papel, al igual que una pose, los ismos funcionas como un disfraz, tan sólo espero no pertenecer a ellos). Son tus reminiscencias, parte de un viaje que compartimos en una ventana, una ventana que no volverá a tener nuestros reflejos. El problema radica cuando mi imaginación plagia a mi memoria, y aparecen realidades pueriles, torpes, estríeles, poco seductoras y repetitivas.
No imaginarte es el resultado de la estupidez, y hacerlo resulta en el anhelo. Tú no llevas cerca mis cosas, mis dibujos, mis armonías, mis nociones, mis explicaciones o mis odas, pero hay tres cosas que jamás apartas de ti, mi malestar, mi placer y mis mirada. Si pudiera revivir en ti todo lo que te procuré la vida sería imbebible. Deberías agradecer la imperfección de la memoria, sólo recordamos lo que nos reconstruye. Al final sólo puedo creer que mis recuerdos yacen perdidos en algún lugar arcaico, donde se sobreponen, se funden, y crean un mosaico que llamo “reminiscencia”, en el busco bellos recuerdos, los tomo en mi mano, los acumulo, los retengo, se desbordan como el agua entre los dedos, pero en el instante en que sostengo tantos como puedo, es ahí donde soy feliz.

“Nos miramos fijamente, como dos recónditos, la tensión creció y accedimos a las demandas del otro.” Así describiste, el momento más inadecuado y mejor guardado de nuestras vidas. Sé que tus despedidas guardan una salva.
Advertisements

El deber, el goce y los demonios

Wednesday, August 14th, 2013
Allí se encontraba ella, a solas, sintiéndose completamente vacía en esa cama, en esa habitación. Esa era su vida desde que aquel la dejó completamente desahuciada, porque lo que se fue no era un amigo, o un amante, era un ser que lo era todo, la representación de la nada de la humanidad. Desde aquel diciembre los días empezaban en otra dirección. Adriana sollozaba agarrada a la almohada, sin opción de que alguien viniera a rescatarla, después de unos días agotó el llanto hasta el final. Y así los días recomenzaron con el café, sin cigarrillos, con llamadas de algunos que no interesaban, con traiciones y con sonrisas vanas. Prefería pasar las jornadas debajo de las sabanas que lograban retenerlo del olvido.

Los sueños le traen noticias de él, una carga de promesas, caricias que no permiten que se limpie la conciencia y traiciones que no le dan la absolución que la naturaleza y la soledad le han dado hasta el hastío. Ella lo quiso, por encima del deber, el goce y los demonios. Nunca fuma, pero ese medio día era diferente, estiraba el brazo y buscaba los cigarrillos sobre el cojín amarillo de su lecho, cerró los ojos e imagino un beso en la mejilla. Sintió que debía esperar un poco más, antes de arrancarse de ese sueño que le permitía verlo, donde dejaba de sentirse sola, donde unos brazos la aprietan mientras duerme.

Del principio, el anonimato y otras anomalías

Wednesday, August 7th, 2013
“El mundo no puede vivir al nivel de sus grandes hombres”
Decir que convertiré a todas las mujeres de mi vida en literatura es sólo el principio, porque al final una mujer no puede ser más que locura. Es por esto que me escondo de ti, que permanezco anónimo, porque es una bifurcación de dos realidades. La locura, al igual que el amor se manifiesta en la ausencia, en el silencio, en la distancia.
–Me he sentado en la sombra de nuestra memoria, porque es la única que se encarga de cumplir las promesas que jamás llegaste a consumar, como aquella en la cual te encargarías de que no hubiese eso que llaman agonía.– Dijo ella bajo la sombra de una Palma Ibérica en la Plaça Universita, en aquella ciudad de Art Nouveau, Barcelona. Era una tarde de verano, 34° a la sombra, mientras la ciudad se retorcía entre sus dos millones de población flotante y sus dos millones de habitantes fijos. Él podía ver como el sudor brotaba de la punta de su nariz, mientras se imaginaba a si mismo con la cara cubierta por pequeñas gotas de transpiración. Él se preguntaba el porque de su amabilidad con ella, debió sentir que le debía algo, algo que nunca fue capaz de darle. Pero prefería compartir la vida con su familia, un trago con sus amigos, y después mudarse de vuelta a su vida y al olvido que se impuso.
–Hay cosas que aún me recuerdan a ti, como lo infinito de un cigarrillo o el abismo de una copa de vino.–  Indico él con la angustia que le producía mirarla a los ojos. –Es un desquite que produce el placer de esos momentos, que no soy capaz de negarme, porque a pesar de que vives en lo infinito y en el abismo, olvidarlos sería un acto tramoyista. Seguramente transcurrirán más que estos diez años que han transcurrido sin saber uno del otro, para que un momento así vuelva a tener lugar, por eso aprovecho para decirte que la vida nos juntó a los dos, aunque como siempre nos fue llenando de huecos. Quizá te llamaré para mi último y definitivo entierro, quizá nos encontremos en mi velorio.–­
–Tu siempre con tus infortunios y tus fatalidades, son arduos e incalculables, son más que la arena si me dejaras contarlos. Pero, yo sí te puedo decir que el vacío de tú alma llenó la mía. Sé que crees en la perennidad, por lo tanto todo lo que hagas en vida es insignificante.– Era un simple estar ahí, que era tanto, tan corto y tan solemne. Era una última e inútil protesta contra lo que aún les faltaba por vivir, porque la luz de la ventana llega antes que nadie. Eso era estar ahí, frente al otro, eres los segundos congelados de las anomalías de las sombras de sus recuerdos.  
Slam de Poesía en Colombia

Slam de Poesía en Bogotá

Vers Les Etoiles

“The wide world is all about you: you can fence yourselves in, but you cannot forever fence it out.” J.R.R. Tolkien

criss!! ❤

Leer ayuda al corazón <3

IMPREINTofficial

The official page of the artist created to host the project 'CUT OFF'.

La pupila insomne

...Oh, la pupila insomne y el párpado cerrado. Rubén Martínez Villena

Placer Oral

Hola... Mi nombre es Rosalum@.... Intentare en "placer oral" describir mis placeres y las sensaciones experimentadas por mi paladar. Al mismo tiempo procurare que sirva para divertir y criticar.... Divertir al lector y criticar todo aquello que siendo potencialmente un placer oral... No cumpla con las expectativas creadas u ofertadas. Me deseo suerte y constancia.

El Club de las intensas

Hechas de desastres emocionales

Genesis :)

TODO ESTA EN TI, NO DEPENDAS DE NADIE PARA SER FELIZ!!!!

Unusual

Amateur Writings

A París con Elena

París te espera. Te propongo un paseo juntos por el Barrio Latino, Montmartre, Saint Germain, los Campos Elíseos, el Marais o navegando por el Sena.

Llave de Cristal

Todo lo que cruza la mente resulta escribible

ALMA-NAQUE

"Para los que viven y desviven, para los que mueren y desmueren."

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

Realidad Bohemia

Red internacional de escritores.

Jamais vu

No lo recuerdo bien pero tal vez esto sí pasó.

Mar acá, mar acuyá

Blog personal de @dajallo. Nómada, pirata y stalker digital.

QuéLeer

Literatura para no literatos

Exégesis y poesía

Filosofía, poesía, arte, matemática, música, etc