Cum Grano Salis

Tuesday, September 9th, 2014
(Mettre son grain de sel)
Le bonheur, c’est la joie que nous donne le plus grand bonheur qui ne sont pas les sciences ou les arts.
·      En comprenant le bonheur comme un tout.
·      Le traître de tout désir a son propre nom : Le bonheur, même si ce que nous appelons le bonheur n’est rien de plus que d’être pris par ce que nous pensons être le désir.
·      « Vous m’avez rappelé ce que c’était que le vrai bonheur. »
·      Reconnaître la même peur que nous poussons à la joie.
·      Proposer une politique de bonheur, il s’agit plutôt d’une exploration de la liberté.
·      Cherche de beaux souvenirs, et c’est á ce moment la que je tiens autant que je peux, c’est la que je suis heureux.
·      Comprendre que l’humanité n’est pas aussi misérable ou aussi heureuses que l’on pense.
·      Quelque de chose que se trouve seulement dans un endroit loin de l’amour.
·      La joie en tant que forme absurde de la rébellion contre la mort, la certitude que le monde este cruel et beau.

·      La fin de l’art que sera quand le bonheur sera la possession de monde.
Advertisements

Memento mortis

Saturday, August 30th, 2014
 “Respice post te! Hominem te esse memento! Memento mori!”
(Mira detrás de ti! Recuerda que eres un hombre!
Recuerda que vas a morir!)
–Tertuliano
El hombre ha muerto. Se encuentra perdido en algún lugar de la trama histórica. Está disipado entre toda esa multitud de acontecimientos. Tan sólo este mes el 7 de agosto empezó el segundo periodo presidencial de Santos en Colombia. El 10 de agosto por primera vez una sonda terrestre llamada Rosetta, se acopló a un cometa, el 67P/Churyumov-Gerasimenko, que se encuentra a unos 405 millones de kilómetros de la Tierra. Mientras tanto tú y yo respiramos, apagamos la televisión y vivimos de nuestros valor para estar solos. Porque somos una mujer y un hombre libres, ensimismados, que no hemos podido aún aceptar la injusticia. Tan sólo 5 días después la humanidad celebró el centenario del Canal de Panamá. Porque 100 años es un número muy redondo para unos seres cuyo promedio de esperanza de vida no supera los 70 años. Por eso mujer tu muerte será algo irrepetible, irrebasable.
A lo largo de los años he desarrollado mi pathos por la denuncia, o sea una pasión crítica por la indignación. No tuve que haber sido un afroamericano que vivía en Ferguson, Missouri el pasado 16 de agosto como para sentir la cólera y la rabia de los manifestantes por la muerte del joven Michael Brown a quien el policía Barren Wilson le pegó seis balazos y dos de ellos en la cabeza. La crítica es tornar claro algo que estaba oscuro. Es tomar conciencia de las implicaciones de las acciones del Sumo Pontífice cuando fue a beatificar a 124 mártires coreanos el mismo día que el gobernador Jay Nixon declaró el toque de queda en Ferguson. Dos acontecimientos que no están relacionados, pero que al final del día ante tanta desesperación me dan ganas de danzar.
Los humanos cada día somos más un “aprendiz de brujo”. La técnica nos ha permitido conocer los secretos de la naturaleza  y desde entonces aspiramos a dominarla. Jamás nos detenemos a preguntarnos por las implicaciones y consecuencias de nuestros descubrimientos. Creemos que podemos tener una moral neutra frente a nuestras producciones. Somos aprendices de brujo porque reproducimos los conocimientos sin preocuparnos por sus efectos y al final la razón se nos va de las manos. Tú y yo estamos inmersos entre todo esto, estamos perdidos porque no hay puntos de referencia y lo único que nos mantiene caminando es el hecho de poder sujetarnos las manos.
El 20 de agosto descubrieron una comunidad bacteriana de 4000 especies en un lago bajo el hielo de la Antártida que funcionaba como su ecosistema. Al día siguiente la comunidad científica nos informó de una aparente desaceleración del calentamiento global gracias a que el calor está atrapado en las profundidades del océano Atlántico y de los mares del sur. Tan sólo dos días después, el 23, desapareció un pedazo de hielo de una longitud de 748.255km en la Antartida. Yo quisiera podernos aislar de toda esta información. Crear una distancia entre nuestra habitación y todos los sucesos del mundo. Como el trecho enorme que pone la aristocracia (entendida como aquel conjunto de seres cuya verdad está por encima del resto, no como una clase social) entre ella y lo plebeyo. Lo vulgar y lo bajo es lo que crean los torpes burgueses, tendencias como la moda o el culto al cuerpo.
El poder parte de la razón, y esta ha sido instaurada para dominar a los hombres, las ciencias humanas no pretenden estudiar al hombre para conocerlo, lo que pretenden es dominarlo y controlarlo. Esa misma ciencia y razón que llevó al gobierno sirio a autorizar a los Estados Unidos el bombardeo de su territorio un 25 de agosto con la misión de asesinar a los “conquistadores” del Estado Islámico yihadista. Los grandes poderes mundiales son los que conquistan el devenir de la vida, y no sé si nosotros podremos conservar el nuestro, porque si no logramos atesorarlo morirá, es por esto que duele seguir conquistando nuestro propio acontecer. El 26 de este mes se dio fin a la Operación Margen Protector, y dado que la verdad como lucha es hija del poder, los individuos insignificantes como nosotros nunca sabremos con certeza todas las verdades sobre un acto tan atroz como es la guerra. Al final amor mío lo único que quiere ocultar la razón es la locura. 

Yerra

Wednesday, August 20th, 2014
“Todo lo grande está en peligro.”
­–
Platón

Un humano debe dejar clara sus convicciones e intentar, aún en la derrota, vivir bajo máximas éticas. Se debe tener la ambición de ser coherente con su discurso y su forma de vida. Porque al final no se puede transformar el mundo sin antes pensarlo, pero sobre todo no se puede transformarlo si no creemos que nuestras acciones marcan la diferencia.
De las cosas que más le repito a la gente es el hecho de que odio la ignorancia. La odio hasta el punto de repugnarme cuando yo soy el ignorante. Pero también hay que decir que la ignorancia no es la carencia de conocimientos, la ignorancia es una actitud en relación al conocimiento. Es que a una raza como la nuestra no se le puede regalar optimismo. La mayor condena de nuestra raza es la barbarie y las tinieblas bajo las que vivimos. Una persona que tiene el acceso a la educación está condenada moralmente a educarse. Condena bajo los ojos de los que no fueron tan afortúnanos como para acceder al sistema de educación. Pero tener un diploma no es ser un “educado”. Una persona cultivada y bien educada es aquella que asume su responsabilidad frente al mundo y en relación a su vida. Es una persona que entiende que la única vida digna de ser vivida es aquella cuyas virtudes sean entendidas desde el conocimiento y la responsabilidad social. Yo no culpo a los ignorantes, culpo al clima social que los genera. Culpo a la Industria Cultural llena de modas y tendencias inútiles, al sistema de mercado capitalista que procesa seres complacientes.

En un país como el mío, Colombia, la gente con acceso a la educación no ha ni siquiera comenzado a entender que no somos una simple cosa que acepta el mundo exterior tal como se lo han dado, tal como está. Las personas que superan ese estado tan simplón, se encuentran frente a la encrucijada que supone transformar el mundo. Para acercarse tan siquiera a transformar algo, primero se debe empezar por uno mismo. Tenemos que dejar de glorificar la clemencia, la lástima, la austeridad y la delicadeza. Eso valores no nos llevaran a ningún lado. Los colombianos (si es que esa palabra alcanza a agrupar a esa masa amorfa) debemos entender que las verdades luchan y se reivindican, que las verdades que nos han pintado desde que nacimos, esas cosas que asumimos como normales, los asesinatos, los paseos millonarios, la barbarie, la corrupción, la violencia son hijos de un poder, y es este poder el que ha instaurado esas verdades a través de un sistema de des-educación y adoctrinamiento, porque un colombiano siempre sabe lo que tiene que saber. Porque un colombiano sabe de fútbol, de chismes y de televisión. No tiene ni idea donde quedan los Montes de María, el Bajo Baudó o la capital de Guainía. No puedo negar que mi verdad es el resultado de la colisión constante de verdades.

El colombiano se envejece sin siquiera llegar a ser joven. La mayoría de colombianos han entendido mal lo que significa ser joven. La adolescencia es la única etapa en la vida en la que tenemos la obligación moral de ser una constante revolución. Los colombianos siempre hacen lo correcto, van a la universidad, leen lo que tienen que leer, bailan lo que tienen que bailar, escuchan lo que tienen que escuchar, y cuando menos se lo esperan ya tienen un trabajo, un sueldo y una hipoteca, tienen hijos, esposa y una vida que le deben al banco. Los jóvenes colombianos son como Cuba, su revolución se envejece como Fidel. Creen que ser joven es sinónimo de madurar, cuando en realidad ser joven es la única oportunidad que se nos concedió para superar el entorno de nuestro tiempo.

No pretendo que este pequeño discurso sea una verdad, porque la verdad es un juego en el que cada quien se entrega a la embriaguez. Porque sé que no hay hechos, tan sólo interpretaciones. Yo sólo quiero que mis escritos sean un llamado a la reivindicación de los sentidos y la revaluación de la razón. No se confundan, yo entiendo que nosotros los colombianos somos sujetos ausentes y no podemos dominar nuestra realidad. Pero donde hay poder, hay resistencia. Y así mismo donde hay idiotas ignorantes hay humanos como yo que nos resistimos, que nos revelamos, aun sabiendo que nuestra resistencia es inexplicable.

Destruktion

Sunday, August 10th, 2014
“Deshaced ese verso,
quitadle los caireles de la rima,
el metro, la cadencia
y hasta la idea misma…
Aventad las palabras…
y si después queda algo todavía,
eso será la poesía.”
–León Felipe

–Nunca me vuelvas a perdonar. No puede ser que me quieras quitar hasta mis remordimientos –dijo él.
–Te perdono porque no sé lo que quiero de ti –dijo ella.
–¡¿Entonces para qué me sirve tu perdón?! –gritó él –déjame continuar buscando la mirada que me esquivas obstinadamente.
–No tienes ninguna razón para gritarme –dijo apartándole de nuevo la mirada. Ella no deseaba ya nada, tan sólo quedarse en silencio un largo rato junto a él, y que a la media noche se marchara sin hablar.
–Tú has tenido siempre ese aspecto tan sólido, que sólo logra fastidiarme –dijo él.
–Pero ahora puedes constatar que no soy tan sólida –dijo ella. Quizá él no entendía  que sus críticas reflejaban el conocimiento que poseía sobre la relación, sobre los límites y alcances de su accionar.
–No puedo soportar más la consecuencia de un viejo acto. Esa acción no nos define, es un acto que hoy siento extraño, desconocido, que no comprendo pero que aún revoluciona nuestras vidas –dijo él. Tenía ganas de irse pero sabía que no iba a ganar su libertad por abandonar a una mujer.
–Tranquilo, yo no creo que existan los actos irremediables –ella le decía esto porque él estaba tan acostumbrado a la razón que no podía lidiar con la nada.
–Tú cree lo que quieras, yo lo único que sé es que cuando el día de hoy acabe se llevará consigo nuestra juventud –dijo él.
–¿Es acaso ese tu deseo? Porque es el animal el que desea cosas, el humano desea deseos –dijo ella.
–El deseo tan sólo se desea a si mismo, por encima de cualquier miedo, incluso al de morir –dijo él a pesar de que se sentía usado por el lenguaje y las prácticas sociales que lo generan.
–El mundo es lo que el “yo” construye. Y en este momento deseo un mundo sin ti. Por favor vete y si tu deseo lo desea vuelve mañana y nos terminamos estas botellas –dijo ella.
–De acuerdo, lo acepto porque todos somos marionetas de algo que no va a ningún lado, de algo sin sentido –dijo él, le besó la frente y se marchó en silencio. Se fue así sin más porque entendía que la ideología de cualquier hombre o mujer, sin importar que fuera la del ser amado, era una relación imaginaria que hacen los sujetos con sus relaciones y condiciones sociales. Y como todas estas representaciones suceden en la mente no tenía otra opción que irse en silencio. 

Der Wille Zur Macht 2

Thursday, July 31st, 2014
Paris, 23 de abril. 2013 23:12h

…Su soledad no la entiendo como un adjetivo. Su soledad es algo que no alcanzo a dimensionar, pero no la pienso como algo negativa en si misma. Si no fuera por esa condición usted no sería ni la mitad del hombre que yo admiro. Su conocimiento es algo que he tratado de seguir, pero su estima es algo que no podré igualar. Yo jamás cambiaría a mi escudero en la ardua misión de salvar “Hairule”, cosas como esas han trascendido mi esencia de una forma inmarchitable. No le pido perdón por lo que he sido, quizá por lo que no he sido. Porque como dice uno de los hombres que más admiro y sobre el cual reflexiono todo los días, porque vivo muy cerca del Deux Magots, y el Café de Flore: “Un hombre es lo que hace con lo que hicieron de él” (Sartre).

No sé si la amistad es un lazo de confianza, respeto y/o afecto. Definir algo es limitarlo. Hay amistades que sobreviven con sólo una de esas cualidades o con ninguna. De igual forma quién soy para opinar sobre esto. Lo que sí puedo decir es que a mis pocos buenos amigos les debo devoción, camaradería, aprensiones y muchas jactancias. A esos pocos les debo su perdón por mis cóleras. Pero qué sería de una amistad sin discusiones, distancias, recelos. Me niego a una amistad tan plana, me niego a un camino tan fácil entre usted y yo. Porque eso me lo espero de todos, menos de usted y de Adriana.

Odio las frases de cajón pero esta encaja a la perfección, no nos compare porque “las comparaciones son odiosas”. Y mucho menos “ponga palabras en mi boca”. No tengo excusas, y no puedo tenerlas, pero mi actitud con usted, con los demás, con el mundo se asemeja a las demás ceremonias que hago para evadir mis responsabilidades. Quizá mi forma de ver la amistad es como mi sexismo, como mis vicios. Quizá veo la amistad como veo el tiempo en las hojas de los árboles de esta ciudad. Siento el paso del tiempo, de la amistad de forma abrupta cuando veo que las hojas han cambiado, y es entonces que estas dos estallan en mi conciencia.

Usted que adora a Borges entenderá mejor que yo que:“Lo elegíaco, lo grave, lo ceremonial, no rigen para los Inmortales. Homero y yo nos separamos en las puertas del Tánger; creo que no nos dijimos adiós.” A lo mejor a mi se me olvidó que soy un mortal y que como tal debo entender que cada partida es de no retorno. Acaso en ese pequeño detalle estuvo mi error. Pero un hombre es más hombre entre más se angustia y no puede ser que de su desasosiego nazcan frases como:
·      But, you made me, man.
·      I simply…stopped making an effort.
·      I really shouldn’t expect anything from you.

Por favor no deje de sentir rabia, yo no quiero que encuentre la paz (si de mi dependiera). Porque cualquier historia es una catástrofe, como las ruinas de las situaciones corrientes y vulgares. No se culpe por sus apreciaciones, son como son y punto. Antes de navidad un amigo que daba por desaparecido me volvió a contactar. Casi lloro de la alegría. Se llama Camilo Duran, era uno de mis dos mejores amigos del barrio en Cartagena, el otro es Jonathan. Camilo un día se fue a vivir a Londres, hace ya 8 años, y en todo ese tiempo nunca volvió a contactarnos, hasta Diciembre. Él debió tener sus razones y se las respeto, porque el día que me llamó sentí que nuestra amistad estaba intacta. El jueves 23 de enero viajé al UK y justo ese día a la misma hora el volvía a Colombia por primera vez. Con esto sólo quiero decir que en la vida qué importan los estragos, si los frutos son placeres.


Con el más profundo de los cariños.

Der Wille Zur Macht 1

Monday, July 21st, 2014
Respuesta a un amigo:
Paris, 22 de abril. 2013 21:06

Lo primero que debo decir es que bajo el velo de nuestra inter-subjetividad usted es mi amigo. Sabe bien que poseo una gran empatía con lo seres humanos lo cual deviene en una gran apatía. Usted me describió de una manera brillante: “usted es una sustancia desagradable pero pegajosa.” Quizá al final de la vida los únicos que puedan juzgarnos serán nuestros amigos. Mi padre en una de sus titánicas y simples enseñanzas me dijo: No existen los malos amigos. Los amigos son buenos o no son.
La vida me ha permitido elegir a mis amigos. Un costeño, un rolo, un judío y usted. Y hoy que me encuentro lejos de aquellos a los que respeto y añoro me siento abrumado por el anonimato. Y esta sensación se asemeja a su odio. Porque no son más que la forma en que negamos la muerte. Pero ni usted ni yo somos hombres de masas, nos importa una reverenda mierda el que dirán. La muerte es un fenómeno que le ocurre a cualquiera y no sólo a “los otros”. Nosotros dos, sobre muchos otros, somos seres errantes que no nos detenemos y de cuando en tanto profundizamos sobre algo.
No tiene que repetirme que soy un pedazo de mierda. Yo lo sé. Porque si ser un ser humano de mierda es ser un profundo amante de Apolo y de Dionisio, pues lo soy. Usted es sin duda alguna mi amigo más inteligente y profundo, y dado que es como es (entienda lo que quiera por mi interpretación de su “yo”) es la amistad que me cuesta más. Y si a esto le suma que considero que la amistad es el sentimiento más noble del humano, por encima del amor, entonces entenderá que comparto lo patético y arrogante que hemos sido ¿Pero ha acaso contemplado una realidad menos trágica y desdeñosa que ésta? Yo ni me atrevo a perpetuar un acto como tal, porque al final somos causalidad proteica y ni eso nos puede definir.
Estoy de acuerdo con que usted es melodramático, superfluo, redundante, traumado, abusado y un inadaptado social. Pero eso amigo mío parte de usted, esa es su propia voz, su crítica. Y para mi no alcanzan las palabras para definir a un ser humano y mucho menos a uno que considero mi amigo. Durante los últimos dos meces he dejado a un lado las redes sociales y sus derivados. Gasto muy poco tiempo conectado a la red. Sólo porque estoy viviendo en Paris, y este es el sueño de toda mi vida. Y en esta soledad inducida en la que me he dejado arrastrar he encontrado un par de cosas que valen la pena. Porque la soledad nos muestra lo que nuestros deseos más profundos abogan para nosotros. Porque sólo un hombre bestial o un dios pueden florecer solos, diría Aristóteles.

Creo que siento tristeza de escucharlo decir que le preocupa alcanzar un estado mental de paz. Yo no creo que una persona letrada y culta como usted logre algo así. La paz es para los mediocres, para nuestros excompañeros que sueñan con “ser-alguien” porque hasta el día de hoy no han sido más que los otros. Pero usted, mi querido camarada, usted no vino a este mundo en busca de la paz. Usted es el claro reflejo de la persuasión del impulso de lo insensato. A esto debo agregar que su carta estalló en mi cara cuando leí: “And if I ever dare say so, the only brother I ever had.”

FOX

Friday, July 11th, 2014
Carta de un amigo:


April 18, 2014  3:31 Kyoto


We need to talk.
I am angry. I am very fucking angry. I have been angry ever since that day in Geneva Airport.
I hate it. I absolutely hate it. I hate being this angry, I hate that I cannot let go of such a petty and annoying state of mind, and I’m starting to believe that it won’t go away until I get it out of my system.
My watch broke.
Well, not my watch itself, but that plastic buckle it has on the wristband. I bought that watch in a Swatch shop february last year, while you and Ana María watched on.
You.

You piece of shit.
Why did I ever bother? God I was always so fucking naïve. I used to think that certain things are forever and that each and every day leading up to a day as today might be the day we learn everything there is to ourselves and others. I always thought the same thing, what an arrogant and pathetic human being you were. I still think of it today, and I want you to understand that I mean no wrong by it, nor any other anger that I now hold. You are arrogant and pathetic. As am I. As are 3 other billion people on this Earth.
You know why I’m angry? Because right now you’re thinking some belated shit about me or how I’m just being myself in a usual dramatic or over superfluous fashion, of how I can’t get over certain things in my life, anything from bullying trauma, my mother or my complete social inadequacy.
Well you know what?

Fuck you. 
I say that with the most heartfelt affect and respect. Seriously.
I have come to realize, over somewhat more than a year, some things about myself and my idea of yourself that have become an obstacle in my goal to reach a peace of mind that has now become that which I wish for the most at this point in my life. What do I mean? What do I hope to gain from this message that will most surely be either discarded by your carelessness or discovered  2 weeks after it was received?
I think I want my friend back, or at least what I thought my friend was. And if I ever dare say so, the only brother I ever had.
I expected too much. It was my fault. I was such a fucking idiot in believing that you, of all people, could actually be the friend I thought you were. Mind you, I don’t really think you did anything wrong. You have ever since we first rode on the Corsa been a guy with whom I have been at ease like I’ve never been. Never could I have asked for better company in many of the days of my life. Days that I would have otherwise spent alone. Truly alone. 
Alone.

I never really knew if you truly know what that means. I don’t think you’ve ever been alone in your life. Ever, and God forbid you ever be. And that’s why I began having doubts. Do you know what its like to have a friend? I thought you did. I did. If you were another of the many jerks I have come across in my life then I would have perfectly known that in fact, no, you do not know what it is like to have a friend. But no, you, and that is one of the few things I know for certain, are different in that sense. For all the time I’ve known you (I haven’t known you for the last year), you seemed to know. You seemed to care. You seemed to be my friend.

Holy shit I hope I am SO wrong right now and that this is just me being absurdly paranoid.
While I don’t know if you know what it is like to have a friend, I most certainly know you don’t know what it’s like to lose one. Tell me, have you ever lost a friend? Lost as in the sense of what was once a bond of trust, respect and affection is then gone. If you don’t, then surely you don’t know what remains. 
I thought better of you, man. I always did. I swore that by your pedantic and caustic demeanor was a human being as flawed as any other, as flawed as myself. I thought you cared. I thought that you really worried about us and that we were as important to you as you were to us.
Perhaps. Perhaps I’m dead wrong and you did care, you do care. If I have learned from myself and others, I can be wrong. Very wrong.
The thing is, I don’t think I’m wrong. I don’t really see signs that I am.


Forgive me.
I made decisions and actions that in hindsight were not fair. I made them selfishly and with no objective other than to benefit myself. 
I let go.
But in all due honesty I didn’t want to.
But, you made me, man.

It all started with Villa de Leyva (What the actual fuck), and ended with Orlando (I will never forgive you for that. Seriously). The person I began to see was not the one I though you to be. And I’m not talking about the disgusting troll that made us laugh so many times. This person did not seem to care if I (or any other person for that matter) were to simply walk out of his life and not look back. I thought to myself “Are we really that worthless to you? Are we really as disposable as you make us out to be?”I let go as a call of attention, that while childish and selfish, was absolutely sincere. I simply…stopped making an effort. If you really were my friend then you would have made the effort to not to let any friend drift away. In the last year or so I would’ve have sworn you, as with many other things in your life, just didn’t care.

But, I kept on thinking, and from the moment I left Geneva that february to an hour ago when I got back to my apartment from Sanjo Kiyamachi, where I had dinner with a bunch of Italians, I have come to realize that you, as a aware and conscious person that lives in his own reality, time and space, make your own decisions and set your life on a path that may indeed not cross mine again, I realize that, as I said, I have not been fair to you.

I want to thank you. Thank you for Switzerland, thank you for all those hours you chose to spend hanging out with me, thank you for being one of the very few people who I can actually trust my life with, thank you for letting me into your home and sharing your food with me, thank you for teaching me about life in so many ways I never would have learned, thank you for letting me go and see places with you.

Thank you for being my friend.
I have lived in anger this last year.  Somehow I still am, but I can feel it going away as I write this.
There were indeed, moments when I really thought you just didn’t care anymore. 
Dude, you went to Finland after I left.
You broke my heart. I hated your guts.

But afterwards, I just realized that you simply make your own choices. And for some reason which I guess I’ll have to understand, you didn’t go while I was there. 
I haven’t answered your messages or seem disposed to talk that one time you called because I still don’t think you care. And I might be dead wrong, you might care as much or more than me just that as any other person you show that differently, and I have perceived it incorrectly.
If you truly don’t care then you’re in your right. I trust you to be smart about it. If I have learned something about you is that I really shouldn’t expect anything from you. Again, I must admit that I write this for incredibly selfish reasons, for it will give me a tranquility I really want. I hope you can find the kindness to forgive me.

My watch is still broken. Well, not my watch itself, but that plastic buckle it has on it’s wristband. I found a Swatch store in Shijo Kawaramachi where perhaps I can get it repaired, I might be going soon.
My apartment in Kyoto is open, and it would be my pleasure yo have you over anytime you want.
You don’t really have to answer this if you don’t want to. But I will ask you the courtesy to let me known you’ve read it. 

Good day.

Désormais

Sunday, June 22nd, 2014
(La chanson française #1)
En mis 24 años de vida nunca he escrito sobre dos temas en particular. Aún no sé si es que no me atrevo o sencillamente estoy esperando una excusa para hacerlo. Jamás le he dado letras a mi ciudad natal o a mi madre. Supongo que son temas hieráticos que mi conciencia todavía espera sacralizar. Hoy no será el día que hable de ellas.
No sé porque, pero tengo grandes expectativas de este vigésimo quinto giro al sol. No sé como se han engendrado en mi mis sueños, expectativas y deseos, pero hasta el día de hoy todos los han hecho realidad mis padres. Si hay algo que espero de este nuevo año, es cumplir un objetivo con el sudor de mi frente. He estado tirando la ropa en desorden, he titubeado hasta su cama, y me he dejado caer sobre ella, sobre la vida misma. Me he preguntado si acaso existe otra felicidad, una que destruya mejor el fondo de los corazones. He supuesto que mi devoción es desmesurada. Llevo un buen rato luchando contra mis palabras y no pienso detenerme, no me importa que otros miles tomen mi lugar siempre y cuando el mío germine de una locura inesperada. Esta es una edad en la que vamos a la cama aún sabiendo que tendremos los ojos bien abiertos durante toda la noche en la oscuridad.
Los años pasan y cada uno está cargado de una fuerza simbólica primordial. Éste último para mi fue el redescubrimiento de la cultura francesa, en especial la chanson française. En mi marco de la ventana hay una pequeña flor amarilla que floreció al mes de haber llegado a Paris. Por las mañanas la veo y creo que esa matera rectangular es el nido donde se posan mis expectativas. Hace unas cuantas noche volví a leer a Estanislao Zuleta, su Elogio a la Dificultad, me acordé de aquellas frases donde nos enseña que los humanos soñamos mal, mis amigos sueñan con la fama, el dinero, el sexo, yo no sueño, yo construyo mis pequeñas glorias, mis infinitas grandezas bañadas de miseria. Qué quisiera yo más que sentir que a ella le importo más que a nadie en el mundo, por lo menos así sintiera que mis actos están justificados, al final no necesitamos creer para olvidar el frío del invierno.
Cumplir años no es más que una cólera sin objeto, es un acto que se encuentra a nuestras espaldas, despojado, evasivo, incomprensible. Eso sólo quiere decir que amamos la vida y que vivimos del aire del tiempo. En un día como hoy extraño los muros y las calles que alguna vez vieron mi niñez. Cada año que paso sin asistir a un matrimonio o a un bautizo le doy gracias a la vida por tener amigos que no me dan más razones para reafirmar mi misantropía. Como sí lo logró una jovencita que me preguntó la semana pasada: –¿Tú por qué sabes tantas cosas? Y yo le respondí: –Mas bien es que tú ignoras muchas cosas. Los años de edad pares me parecen que están ubicados entre los escombros de los años impares, esos años que se parecen al mundo y al tiempo que los han devastado. Los años primos (2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23…) que he vivido por otro lado desean ser sólo la sombra de ellos mismos.
Hoy es un día para revivir el amor agrio por la vida. Reconocer el mismo miedo que nos ahuyenta la alegría. Ese mismo que nos cambia los hábitos, las palabras que creemos nuestras, esas que nos arrastran y nos devuelven al flujo de la existencia. Hoy es un día en que los vínculos se desgarran, es un momento para los descuidos y los pequeños arrebatos del alma. Al final todos los años terminan siendo un recuerdo lejano. A pesar de todo esto aún tolero cumplir años. 

De la filosofía y otras ¿Verdades? (parte 2)

Wednesday, June 11th, 2014
Heráclito de Éfeso: El camino hacía arriba o hacía abajo son uno y el mismo.
Leucipo de Mileto: El hombre es un microcosmo del universo.
Blaise Pascal: Podemos ver la belleza, la justicia o la felicidad donde no existen realmente, por eso la imaginación nos descarrila y decide todo en la vida.
Baruch Spinoza: La relación entre el cuerpo y la mente no es de interacción, es sólo una correspondencia uno-a-uno.
Avram Noam Chomsky: Los estados no son agentes morales, los hombres sí. Si lo deseamos podemos vivir en un mundo de confortante ilusión. 
Erasmo de Rotterdam: La locura es aquello que nos da la mayor felicidad. La religión es una forma de locura. La felicidad se alcanza cuando una persona está lista a ser lo que es.
Edmund Burke: Los humanos tenemos necesidades materiales, científicas, artísticas y morales, pero no podemos llenarlas por nuestros propios medios, por eso necesitamos el contrato social.
George Berkeley: Si el conocimiento proviene de la percepción, lo que entendemos son ideas, no las cosas en si mismas, entonces el mundo consiste de ideas y de las mentes que conciben esas ideas.
Karl Wilhelm Friedrich von Schlegel: No es posible acceder a respuestas finales, porque cada conclusión de un argumento puede ser perfeccionado eternamente. Debemos valorar la emoción sobre la razón.
Bertrand Arthur William Russell: Una persona puede trabajar mucho y ser miserable, y otro totalmente desempleado también puede ser miserable. La civilización se ha eclipsado bajo el culto a la eficiencia.
Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana y Borrás: El progreso real no es el resultado de la revolución, es más bien de la adaptación. La civilización es acumulativa, siempre construyendo sobre lo que ha sido.

Imaginería

Monday, June 2nd, 2014
Il y a également des images d’espaces à l’abandon, d’espaces
qui ont perdu leur dessein originel et introduisent
 le désordre dans la fiction –
Mark Downham

La abundancia de fotografías en la red, de videos y productos similares me tienen en un estado constante de emesis. Es como si hubiésemos creado un arte de invisibilidad. ¿Si suministramos tantas imágenes cómo una puede resaltar? La fotografía es el grabado que hacemos del mundo bajo la sombra de la pregunta: ¿Cómo sería el mundo sin mi?



Subimos imágenes a las redes sociales como una persona en estado vegetativo continua respirando. La Tour Eiffel ha empezado a desaparecer, no por haber caído en un abismo, si no porque sus innumerables representaciones la han dividido infinitamente, la han pulverizado y sus trozos intersectan la realidad. El arte de acecinar la realidad consiste en acumular una cantidad incontable de imagines que no son acumulativas, pero que por el contrario se cancelan entre ellas mismas, “…till they reach the zero degree of information.

No tengo nada en contra de las fotografías, lo que me genera arcadas es la lluvia de imágenes. Esa lluvia que no permite que lo real sea imaginado, porque entre tantas gotas no podemos ver lo que realmente intentan retratar. La abstracción pura de la fotografía es dejar de lado la necesidad de materializar la realidad, por eso encuentro en mis recuerdos mejor material que en los limites de una foto.
Slam de Poesía en Colombia

Slam de Poesía en Bogotá

Vers Les Etoiles

“The wide world is all about you: you can fence yourselves in, but you cannot forever fence it out.” J.R.R. Tolkien

criss!! ❤

Leer ayuda al corazón <3

IMPREINTofficial

The official page of the artist created to host the project 'CUT OFF'.

La pupila insomne

...Oh, la pupila insomne y el párpado cerrado. Rubén Martínez Villena

Placer Oral

Hola... Mi nombre es Rosalum@.... Intentare en "placer oral" describir mis placeres y las sensaciones experimentadas por mi paladar. Al mismo tiempo procurare que sirva para divertir y criticar.... Divertir al lector y criticar todo aquello que siendo potencialmente un placer oral... No cumpla con las expectativas creadas u ofertadas. Me deseo suerte y constancia.

El Club de las intensas

Hechas de desastres emocionales

Genesis :)

TODO ESTA EN TI, NO DEPENDAS DE NADIE PARA SER FELIZ!!!!

Unusual

Amateur Writings

A París con Elena

París te espera. Te propongo un paseo juntos por el Barrio Latino, Montmartre, Saint Germain, los Campos Elíseos, el Marais o navegando por el Sena.

Llave de Cristal

Todo lo que cruza la mente resulta escribible

ALMA-NAQUE

"Para los que viven y desviven, para los que mueren y desmueren."

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

Realidad Bohemia

Red internacional de escritores.

Jamais vu

No lo recuerdo bien pero tal vez esto sí pasó.

Mar acá, mar acuyá

Blog personal de @dajallo. Nómada, pirata y stalker digital.

QuéLeer

Literatura para no literatos

Exégesis y poesía

Filosofía, poesía, arte, matemática, música, etc